Alimentos congelados: mercado y consumidores en Argentina

Los alimentos congelados son un sector con gran demanda e impacto a nivel global, pero que en Argentina y en toda Latinoamérica aún no registran los niveles de ventas y aceptación que pueden observase en Europa y América del Norte. Sin embargo, el crecimiento es permanente y todo indica que en los próximos años se alcanzarán las cifras que se aprecian en los países desarrollados. En consecuencia, se abren grandes oportunidades de negocios para quienes desean emprender en algún nicho específico de esta industria.

De acuerdo a estudios realizados por TNS Argentina y Nielsen en los últimos años, es posible describir ciertas tendencias de los consumidores de alimentos congelados en el mercado argentino. Por ejemplo, los principales motivos de compra son la practicidad, que supera el 60 por ciento, y la posibilidad de conservar los productos por más tiempo y en mejores condiciones, ítem que acapara más del 20 por ciento de las preferencias.

Por el contrario, se sabe que condiciones como el gusto de los productos y su precio son las principales razones que esgrimen aquellos consumidores argentinos que deciden no comprar alimentos congelados. Teniendo en cuenta este análisis del mercado, un emprendedor que busca posicionar un negocio de productos congelados al por mayor o que lleva adelante cualquier otra actividad relacionada con este segmento debe apuntar a estas características para mantener a los compradores actuales y seducir a nuevos públicos.

Según los especialistas y consultores, la industria de alimentos congelados en Argentina debe concentrarse en comunicar mejor las propiedades de estos productos y romper con los preconceptos aún existentes, como por ejemplo que se pierden los valores nutricionales o que el sabor no es tan agradable como en otra clase de alimentos. Quien logre una comunicación eficaz de estas cuestiones, seguramente podrá ganar porciones del mercado que todavía son reacias a los congelados.

A pesar de esto, el mercado se expande en Argentina en función de la facturación en cifras en torno al 10 por ciento anuales, con un crecimiento constante desde hace más de 10 años. El consumo se ubica actualmente en 1,8 kilos por persona por año, cuando en 2010 era de 1,6 kilos. Sin embargo, los números todavía son escasos si pensamos que en Inglaterra se consumen más de 40 kilos por persona, en Estados Unidos alrededor de 36 kilos y en España cerca de 20 kilos.

En Latinoamérica, el principal consumidor es Chile con un promedio de 4 kilos por persona en los últimos años, y un crecimiento superior al 40% en el mercado. Brasil se posiciona en segundo término, con cifras de 3,7 kilos por persona. Las diferencias son importantes con respecto a Europa y América del Norte, y los analistas creen que la falta de información y los precios más elevados son la causa principal del desarrollo todavía incipiente de la industria de alimentos congelados en América del Sur.

Esta entrada fue publicada en Consejos. Guarda el enlace permanente.