¿Cómo realizar el mantenimiento de servidores en su empresa?

Un tema de enorme importancia para el normal desempeño de cualquier empresa es decidir cómo y cuándo debemos someter a nuestros servidores a una fase de revisión.

¿Existe alguna forma efectiva de que el mantenimiento de servidores no sea simplemente la respuesta frente a un problema y, en cambio, un hábito sistemático que nos permita prevenir fallos, paradas e incidentes imprevistos?

Claro que sí, pero antes debemos establecer nuestras prioridades frente a esa necesidad cada vez más esencial dentro de las empresas, sobre todo aquellas que no pueden permitirse una falla en los servidores sin destrozar virtualmente su rentabilidad diaria.

El primer paso del proceso es definir de antemano qué operaciones debemos efectuar de manera sistemática, por ejemplo, realizar copias de seguridad, actualizaciones de sistemas operativos, antivirus, verificación de la temperatura de los componentes, y no solo en el servidor propiamente dicho, sino también en las máquinas de trabajo; recién entonces podremos evaluar los problemas, riesgos, y automatizar ciertos aspectos del desempeño de los servers para que sea el propio sistema quien controle los parámetros de trabajo y nos informe constantemente sobre su rendimiento.

server

De esta manera el mantenimiento se torna una rutina mucho más confiable. Y no solo eso, sino que gana eficacia al perder su naturaleza puramente reactiva. Con solo establecer una serie de protocolos de revisión programada estaremos en condiciones de verificar que los parámetros que hemos definido con anterioridad estén o no trabajando adecuadamente.

Desde ya que no todas las empresas poseen un sistema fácil de automatizar, en especial las pequeñas y aquellas que no se han adaptado a los tiempos que corren. En muchos casos esta tarea se realiza de forma manual, lo cual se traduce en una gran inversión de tiempo. De todas formas, cualquier trabajo de mantenimiento requiere, en principio, de una decisión estratégica: ¿será una tarea que trabaje sobre las eventualidades o realizará controles periódicos de forma progresiva?

En otras palabras, ¿actuaremos antes o después de que haya problemas?

Lo ideal para cualquier empresa es combinar un tipo de control progresivo que comenzará con tareas de mantenimiento diarias, para verificar parámetros, y que poco a poco necesitará una tasa menor de periodicidad, trabajando en paquetes de mantenimiento semanales y mensuales como los que brinda ZNET.

hh

Es cierto que, al menos en este rubro, hablar en términos generales solo sirve para establecer prioridades y definir el modelo de trabajo. En términos puntuales todo depende de la complejidad del sistema con el que trabajemos, qué parámetros resultan vitales y cuáles nos posibilitan un tiempo de respuesta más amplio.

De ahí la enorme importancia de un apropiado soporte técnico de servidores(https://www.z-net.com.ar/mantenimiento-servidores/). Hay empresas que sencillamente no pueden permitirse el lujo de tener sus servers parados por mucho tiempo, lo cual equivale a establecer una estrategia de mantenimiento preventiva, basada en el control periódico, rutinas de análisis, e incluso paradas planificadas. Solo así es posible reducir esos traumáticos fallos inesperados que reducen la disponibilidad de los servidores.

En definitiva, anticiparse a los problemas es la mejor manera de estar preparados para dar con la solución más adecuada y rápida.

Esta entrada fue publicada en Informatica. Guarda el enlace permanente.