Los beneficios de incluir testimonios de clientes en el sitio web de tu empresa

En la era digital, la opinión de otras personas adquirió un gran valor a la hora de entregar nuestro dinero a cambio de un producto o servicio. Es cada vez más usual que revisemos reseñas de otros clientes en TripAdvisor cuando buscamos un hotel en alguna ciudad o un restaurante, o que echemos un vistazo a las opiniones de compradores en tiendas online. Se trata de una inteligencia colectiva, suerte de evolución del clásico consejo de amigo. En tanto, podemos afirmar que los testimonios de clientes aparecen como una variable fundamental para una decisión de compra. Esto, a pesar de que este tipo de contenido cayó en desuso hace un tiempo.

¿Por qué las clásicas opiniones de los clientes cayeron en desuso? Por una razón evidente: muchos internautas simplemente dejaron de creer en la veracidad de estas palabras o citas, que en muchas ocasiones no son reales sino redactadas por la propia empresa, o bien por una agencia publicitaria o de marketing. Sin embargo, los testimonios aún sobreviven y pueden entregar beneficios al sitio web de tu empresa. Eso sí: hay que saber utilizarlos en forma correcta.

Al tiempo que este contenido fue cayendo en desuso, muchas páginas web de empresas y sitios de comercio electrónico optaron por una alternativa más formal, que también sirve para dar cuenta de la experiencia y los buenos servicios que se ofrecen. Hablamos de la inclusión de los logotipos de los clientes frecuentes, tal como podemos ver en el site del distribuidor de materiales eléctricos ElectroFer Iluminación, por mencionar un ejemplo posible. En otros casos, como el sitio web de Estampame, que vende remeras estampadas, encontramos una sección con estos logos aunque también con testimonios.

Resultado de imagen para testimonios sitio web

Consejos para que los testimonios de clientes sean redituables

El objetivo de los testimonios de clientes es transmitir confianza, pero también transparencia. En vista de ello se comprende cuál es una de las cualidades que no puede faltar en este contenido: ¡los testimonios no deben ser reales, sino también parecer reales! Con esto queremos decir que para que los visitantes crean en los testimonios, los mismos deberían incluir nombre y apellido, e idealmente datos fehacientes.

Veamos algunos ejemplos, tomando como referencia los casos arriba mencionados. En la empresa que vende remeras estampadas publican un testimonio como el que sigue: “Las remeras gustaron mucho. La atención fue muy buena, como también los tiempos de entrega y la relación precio calidad. Soy una mamá del Jardín número 15”. Como vemos, la inclusión de un dato como el número del jardín para el cual se estamparon remeras para los niños que egresan sirve para dar credibilidad al testimonio.

En el caso que los testimonios recogidos no incluyan datos que ayuden a la veracidad de los mismos, lo ideal es incentivar a los clientes a que incluyan estos datos. Y si esto no ocurre, lo mejor es omitirlo. El otro caso antes mencionado también nos sirve para explicar este punto: el distribuidor de materiales eléctricos como artefactos de iluminación LED (https://www.electrofer.com.ar/categoria/iluminacion-led/), cables y otras herramientas del rubro opta por incluir en su página web un listado de clientes de renombre, lo cual es una buena opción alternativa.

En resumen, las tres características que sí o sí debe tener un testimonio de cliente es la autenticidad, que sea concreto (no muy extenso) y que sea convincente. Si estas condiciones no se cumplen, será mejor ir por otros caminos pues cuando este contenido es bien utilizado entrega beneficios, pero se convierte en un arma de doble filo cuando los testimonios son inventados e incluso reales, pero poco convincentes.

Esta entrada fue publicada en Consejos. Guarda el enlace permanente.