Seguridad en obras: ¿cómo evitar robos?

Cuando se diseña un negocio y se pone en marcha un emprendimiento, una de las habituales obsesiones de los responsables es evitar (o por lo menos reducir) la aparición de gastos innecesarios o imprevistos. Sin embargo, en tiempos de inseguridad parece casi imposible dejar de tener en cuenta el riesgo de sufrir robos o hurtos en determinadas actividades, como por ejemplo en el área de la construcción y los desarrollos inmobiliarios. ¿Es posible evitar estos incidentes en las obras, que generan grandes pérdidas económicas y de tiempo?

La realidad es que la acción de los “amigos de lo ajeno” puede llegar a incrementar hasta en un 10% el presupuesto destinado a una obra, debido a los gastos en vigilancia, elementos de seguridad, reposición de faltantes y otras erogaciones. Lamentablemente, los hechos se han incrementado en los últimos años y afectan a todas las zonas de Buenos Aires, obligando a los desarrolladores a extremar las medidas de precaución al respecto.

¿Qué recomiendan los especialistas en seguridad? En primer término, analizar a fondo el lugar antes del inicio de las obras, para detectar los riesgos más evidentes. Se debe hacer una investigación a distintas hora del día, confirmando el movimiento de personas existente o si se trata de una calle poco transitada, por ejemplo. De esta manera se apreciará rápidamente la necesidad de incrementar la iluminación, incorporar cámaras de seguridad o colocar más vallas y cerramientos, entre otras posibles medidas. También se podrá confirmar el período exacto de la jornada en el cual será imprescindible reforzar la vigilancia.

Es crucial colocar todo tipo de señalizaciones que indiquen la presencia de una obra, incluyendo carteles con números telefónicos de emergencia, avisos de alarmas y otros detalles que puedan funcionar como una herramienta disuasoria para el accionar de los delincuentes, por lo menos para aquellos que no deseen arriesgarse demasiado. Además, los carteles y letreros aumentan también la seguridad con relación a posibles accidentes con personas o vehículos que circulen por la calle.

Un punto clave es la iluminación, empleando luces brillantes de tono blanco que no generen molestias entre los vecinos ni entorpezcan la visión al momento de reconocer un hecho de inseguridad. La iluminación debe ser clara y suficiente para simplificar la vigilancia y el control, pero sin excesos que puedan producir otros inconvenientes. Junto a los carteles, la presencia de cámaras, alarmas y personal de vigilancia, el uso de la iluminación correcta en las horas de la noche puede llegar a determinar que una obra no se convierta en un punto atractivo para los malvivientes.

Por supuesto, algunas zonas requieren de una mayor cantidad de esfuerzos por estar castigadas fuertemente por el flagelo de la inseguridad. En cualquier proyecto será necesario incorporar cerramientos y vallados, pero por ejemplo las rejas en zona sur serán imprescindibles para proteger el acceso a la obra, principalmente en sectores como el obrador, oficinas administrativas y otros espacios donde puedan existir objetos de mayor valor.

Incluso existe la posibilidad de crear estructuras más firmes que dividan el espacio público del área de ingreso a la obra, es así que los portones en Lanús y otros sectores más problemáticos del Gran Buenos Aires e incluso de Capital Federal pueden llegar a convertirse en una alternativa a tener en cuenta en estos casos. Quizás no es necesario incorporar un portón demasiado elaborado, debe ser extremadamente seguro y fabricado en un material que ofrezca resistencia y escaso mantenimiento.

Para finalizar, no deben dejarse de lado las herramientas y materiales, que muchas veces también se transforman en blancos de la delincuencia. Lo ideal es catalogar todo con precisión y evitar que estos elementos queden expuestos en zonas de fácil acceso. Por último, los emprendedores deben analizar la posibilidad de incorporar un seguro para obras, destinado a cubrir las pérdidas frente a incidentes desagradables.

Esta entrada fue publicada en Arquitectura Comercial. Guarda el enlace permanente.