Sistemas de vigilancia virtual: una nueva e interesante oportunidad de negocio

Como sucede con la tecnología, los negocios cambian vertiginosamente en un mundo en permanente evolución. Precisamente la seguridad es una de las áreas en las que se aprecia con mayor claridad esta tendencia, debido a la imperiosa necesidad de incorporar constantes avances para enfrentar amenazas y peligros que crecen a diario. En consecuencia, una excelente oportunidad de negocio son los sistemas de control que se caracterizan por sumar nuevas tecnologías, como por ejemplo la vigilancia virtual. Conoce algunas de estas alternativas para desarrollar emprendimientos potencialmente rentables a lo largo de este artículo.

Aunque todavía una gran parte de los edificios, consorcios y countries sigue apostando por los esquemas de portería tradicional con la colaboración de agentes de seguridad, que cumplen diferentes turnos y mantienen el acceso vigilado durante las 24 horas del día o por el tiempo que hayan contratado los propietarios, la realidad del mercado indica que están creciendo con fuerza las opciones de portería virtual en Buenos Aires y otras grandes ciudades del país. ¿En qué consiste este tipo de sistemas? ¿Pueden convertirse en una alternativa potable para emprendedores interesados en el sector de la seguridad?

En principio debemos definir que los esquemas de vigilancia virtual integran distintas tecnologías con el propósito de reemplazar a los sistemas convencionales, funcionando mediante controles en tiempo real y dispositivos electrónicos que monitorean la totalidad de las instalaciones, los cuales se encuentran comunicados durante las 24 horas del día con el centro de gestión de la empresa que presta el servicio. De esta manera, los propietarios pueden realizar sugerencias, consultas o denuncias en todo momento, recibiendo atención inmediata.

Es importante destacar que el consorcio o edificio se encuentra siempre comunicado con el centro de monitoreo, que puede actuar de inmediato para resolver un inconveniente, ya que muchas personas piensan que con el cambio de sistema no tendrán ninguna opción de comunicación o atención de sus necesidades. No solamente se logra esto, sino que además se multiplican las zonas controladas y se posee un relevamiento del 100% de las instalaciones, algo imposible empleando solamente agentes de seguridad o porteros del modo convencional. Considerando la gran necesidad de incrementar la seguridad privada para consorcios que existe en la actualidad, queda claro que una opción de avance tecnológico puede transformarse en un negocio de excelente rentabilidad.

¿Cómo funcionan estos sistemas? Incluyen visores y paneles en los accesos a las instalaciones, mediante los cuales se gestiona el ingreso y la salida de propietarios y visitantes. Dichos dispositivos pueden interactuar en tiempo real con las personas, conectándose con operadores ubicados en los centros de monitoreo. A su vez, emplean las últimas tecnologías en el campo de la seguridad, como controles de acceso biométrico o lectores de proximidad, entre otras opciones. Además, los mecanismos incorporan grabaciones de video permanentes mediante las cámaras de seguridad, que pueden llegar a ser de gran utilidad ante un hecho de inseguridad o una amenaza puntual.

¿Por qué estos sistemas pueden convertirse en una buena oportunidad de negocio para un emprendedor? En primer término, porque marcan un avance tecnológico en un campo de fuerte actualidad y con una elevada demanda, teniendo en cuenta los problemas de inseguridad que se observan en todo el país. Al mismo tiempo, porque permiten reducir los costos con respecto a las soluciones tradicionales y su instalación es rápida y sencilla. También vale resaltar la disminución en la incidencia de fallas humanas que se obtiene con estos nuevos sistemas.

Por si esto fuera poco, la cantidad de consorcios, edificios, comercios e instituciones que pueden llegar a interesarse por este servicio es muy grande, ofreciendo la posibilidad de cobrar una mensualidad y garantizar un ingreso estable.

Esta entrada fue publicada en Informatica. Guarda el enlace permanente.