Sushi: una buena alternativa para los emprendedores gastronómicos

La gastronomía porteña puede jactarse perfectamente de tener opciones para todos los gustos; algunas, sin embargo, son más riesgosas que otras. El sushi, por ejemplo, es un exquisito plato que ha llegado para quedarse, no obstante, su consumidor promedio cuenta con algunas características que el emprendedor gastronómico debe considerar con sumo detalle antes de entrar a jugar en este sector.

Tomemos como ejemplo el sitio de Unaghi Sushi Bar para tener una referencia de lo que significa este tipo de establecimientos, en donde la preparación del sushi es, en definitiva, lo que más importa. Resulta muy tentador, sin dudas, invertir en esta clase de negocios gastronómicos, pero también es importante tener en cuenta los siguientes factores.

El consumidor promedio de sushi es, como mínimo, exigente. Esto significa que solo consumirá en bares y restaurantes donde se prepare este plato con exclusividad. A su vez, esto también implica que tales establecimientos solo se dediquen a la preparación de sushi y otros bocados orientales. La especificidad, independientemente del sector gastronómico, siempre hace riesgosa la inversión.

De lo dicho anteriormente se desprende que, para invertir en un restaurante de sushi, es necesario implementar un establecimiento dedicado exclusivamente a su preparación. Cualquier error estratégico respecto de su ubicación geográfica en la ciudad puede llegar a ser catastrófica, incluso si añadimos otros servicios, como el delivery, por ejemplo.

Una cosa es abrir un bar de sushi en Belgrano (http://www.unaghisushibar.com/belgrano-canitas.php), por ejemplo, y otra muy distinta es realizar esa inversión en un barrio de Capital Federal con poca o nula tradición en el consumo de este plato. El problema, en todo caso, es que justamente en aquellas zonas en donde más se consume sushi, la competencia es muy dura.

Desde el punto de vista de la consultoría de negocios, el sushi es, y seguirá siendo en el futuro, una alternativa realmente atractiva para los inversores. Ya hemos superado largamente la posibilidad de que se trate de una tendencia, de una moda destinada a pasar de largo. Por el contrario, el sushi gana nuevos fanáticos cada día, y también detractores, con lo cual resulta un nicho de actividad gastronómica en el cual todavía queda mucho camino por recorrer.

En este sentido se abren varias alternativas: entrar a competir en una zona de la ciudad de Buenos Aires en la que ya existan establecimientos gastronómicos dedicados con exclusividad al sushi, o bien buscar la posibilidad de abrir nuevos mercados en áreas en las que no existe semejante nivel de competitividad. La decisión es arriesgada, desde luego, pero también capaz de generar muy buena rentabilidad.

Eso por ese motivo que, al momento de considerar la opción de participar del sector gastronómico de la ciudad, el sushi es uno de los caminos más sinuosos que existen en la actualidad, pero, al mismo tiempo, uno de los mejor tasa de rentabilidad puede brindarle al emprendedor. Los estudios de mercado, en especial, serán determinantes para verificar el potencial de un barrio. Por todas estas razones, el sushi empieza a ser visto de cerca por muchos inversores, sobre todo en los tiempos que corren, en los que incluso el servicio de delivery de este delicioso plato también va ganando adeptos.

 

Esta entrada fue publicada en Negocios. Guarda el enlace permanente.